Con Ana y Pilar

“Tenemos buen rollitos”

Es la expresión que recuerdo más al hablar de doña Ana y doña Pilar.

Fue un encuentro relámpago en solo 3 horas, pero hablamos casi sin parar desde subir la furgoneta hasta el aeropuerto y fue muy divertido. Me encargué de recogerlas al aeropuerto y acompañarlas a facturar equipajes. Después, junto con ellas esperamos que abraza el mostrador de facturación. Me compartieron mucho, lo que les pasó en el viaje. Yo, con poca experiencia, consciente de mis deficiencias en habilidad como lingüística como profesional, todo lo que compartieron vale mucho para mí. Me siento afortunada y agradecida conocer a las personas muy agradables. Les compartí mi sueño de viajar a España y América Latina y me regalaron un 5 dólares como un ahorro, fue muy graciosa, ese regalo, lo aún guardo hasta el momento, ya que es un regalo invaluable para mí. Solo ojalá que les hubiera tenido oportunidad de acompañarles durante el viaje al sur de Vietnam, probablemente aprendería mucho de ellas. Es verdad que hacer un guía turística requiere un aprendizaje constante que para mí, no es un trabajo más, si no 

estoy verde

me contaron sobre todo: cómo fue su viaje.

ellas no eran mis clientes oficiales, me dieron besos grandes

Post Comment